Esta semana, la Escuela Superior Manuel Belgrano dio apertura oficial al primer vestuario sin género en el instituto.

El establecimiento de baños mixtos es una cuestión que desde hace poco tiempo empapa los debates de gran cantidad de instituciones y espacios públicos.

La primera institución en instalar un baño mixto fue, en 2012, la Facultad de Periodismo de la Universidad de la Plata. Lo mismo hicieron en 2016, las facultades de Ciencias Políticas de la UNR y de Cuyo. Un mes más tarde, la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo (FADU), de la Universidad Nacional de Buenos Aires, inauguró también su baño sin género.

En Córdoba, la Facultad de Psicología no se quedó atrás. El año pasado la facultad estableció su propio baño mixto. En la puerta del espacio hay un cartel pegado que dice “Es momento de que veamos a los géneros como un espectro en lugar de dos ideales opuestos”.

2523305w1033

Tomando el ejemplo de 2017, la Escuela Superior Manuel Belgrano inauguró esta semana su primer vestuario sin género, apelando a la creación de un espacio inclusivo que responde a diferentes inquietudes relacionadas con la identidad de género, según explicó el colegio.

Francisco Pereyra, director de la escuela, dijo que “La escuela tiene que ser el lugar de encuentro y de acompañamiento para los chicos y chicas. Ellos y ellas caminan por ella, desde casi los 10 años hasta pasado los 18. Ellos y ellas construyen su identidad y su mundo en sus pasillos, aulas y patios”.

El director agregó que “El vestuario busca acompañar esa diversidad que tiene la Escuela. Ahora los chicos/as podrán usarlo y sentirse mejor. Se trata de eso, solamente de eso. La Escuela tiene que estar ahí, para escuchar y hacer lo que tiene que hacer”.

El INADI avala estas propuestas y explica ya desde la creación del baño mixto en la UBA, que esto significa un claro reconocimiento de los avances culturales de la sociedad argentina. Destaca que los baños mixtos deben ser promovidos principalmente porque las categorías de varón o mujer ya no alcanzan para dar cuenta de todas las identidades y orientaciones sexuales disponibles en el entramado social.

 

 

Escrito por Milena Ghanem

Estudiante de Comunicación Social. Universidad Nacional de Cordoba. FCC